Canción de autor

Por Dany Louis

I- Que el Titanic eran dos

Que el Titanic eran dos,

que el caballo de Troya era un barco,

que me quieres aunque estés con otro…

Que nos dominan reptilíneos,

que Jesucristo existió,

que me quieres tal cual soy…

Que el tabaco no hace daño,

que el deporte no es negocio,

que no mientes cuando dices que me quieres…

Que no han pisado la Luna,

que nadie va pa´ Marte,

que si te dejo te mueres…

Que no fue Shakespeare quien escribió,

que Coelho no robó a Borges, a Hesse, a la mil y una noches,

que haciendo el amor mencionas mi nombre…

Que Sinatra no le lavó a la Mafia,

queLennon no perpetró violencia de género,

que soy solo tuyo, el euroasia de tu vida,

que entre la herida o la hipotermia, prefieres a mi lado morir de amor.

Que fue dios quien nos creó,

que Colón nos descubrió,

que John Titor existió,

que el destino nos juntó…

Que los misóginos/que las feministas tienen razón,

que soy todo para ti…,

que Judith Butler se equivocó,

Que Neruda murió de próstata,

que Soda Stereo no plagió a Police,

que es estafa el hombre del tanque, la masacre de Tiananmén,

que te beso como nadie…

Que no confundes bimestral con bimensual,

ni década con decenio,

queThePolice no plagió a Marley,

ni Tesla envió palomas mensajeras,

que los indígenas no nos dejaron; la canoa, el huracán y la hamaca.

Que no hay nada como la Gioconda,

que Allende se suicidó,

que el rock no es pop,

que Sean Bean y Krillin han muerto más que yo…

que el fin justifica los medios,

que sin ti me muero…

Que María Remedios del Valle era blanca, que no defendió Argentina.

que Da Vinci no vivió,

que yo también te amo.

que no es cierta la evolución.

Que sufro de hipocondría digital y financiera,

que somos pobres porque queremos,

que nuestras pobreza es culpa de los empresarios,

que ni beso, ni coito, ni abrazo…

Que mi país es el mejor,

que los LGTBIQ tienen a Belcebú,

que te mueres de amor.

Que fracasó la revolución,

queWoody Allen se masturba más que yo

que soy un loco soñador,

que este verso no lo escribí yo.

II- El percal que te di

Aunque suene a perogrullo y verborragia,

Y nuestra cantera emérita no puedan desalgüir <los peros y sin embargos>,

el día que decidas abjurar desde el sistema nervioso me sonará una tremolina farfullera,

una hipocondría que deberé tranzar.

El antagonismo que nos fundió me besara los labios, la dialéctica, el pensamiento.

El encéfalo me tachara de gil,

El corazón de pifia,

El lumpenaje de hostil,

El desdén irruirá la murga,

El vorágine tropel irrupcionara la zafra,

San Valentín no me tildara de grupí.

Yo en vilo e igual trino que la octava letra guardaré las diatribas,

Tú ostentaras sonetos y algún triste epistolario que pari.

Yo el trullo.

Tu derribando algún concreto en Berlín,

Tú maná,

Yo algún hosco brebaje.

Con insolente soropete no recogeré la milpa.

y aunque mengue la cuantía alegría,

no llevará debacle la hoguera,

desparejo la pedanía por el babel.

Maldita nigromancia que hizo suscitar esta letanía cuarenta,

esta polivalente hegemonía que a fuerza de antitético hábito me permitirá seguir viviendo si tú te vas.

Formaré un acrónimo de tu recuerdo,

Un trébol,

Una alegoría,

Un símil.

La remembranza de tu sonrisa será mi ágape,

Tu voz mi bailanta,

Tu cuerpo mi idiosincrasia.

2

El trajín de la esquela insumisa dirá que no fue bulo ni bluf;

que no fui ni tahúr ni sultán.

Los crisantemos, fenecido recitaran con vehemencia “ocaso”,

las gramíneas precipitaran; “Aún te recuerdo”

3

Con mi complejo de donjuán maculado

el resistero me encontrará tozudo, noctámbulo y con frío;

haciendo pesquisas infalibles de una treta que te haga venir,

revisará el flujo de caja, el ostensible vacío que dejas en mí.

No tendrá secreción la melatonina,

Y entonces seré ese bésame mucho que nunca dio Consuelo Velázquez,

esa bocanada que no vivió Robert Norris,

onda y partícula,

un fracasado casamentero,

juez y parte del desdén.

Abandonado por el auto-tone, el photoshopy el corrector,

mis coetáneos verán el emporio,

el nefasto ritmo circadiano,

esta franja de la muerte, esta tierra de nadie,

Cuadriculado el perjurio me espabilará,

con sornas esporádicas, me preguntará por ti.

Como gajes de amanuense,

El epílogo mostrará un neófito vuelapluma que indisoluble pernocta una triada

unpoliamor a distancia,

una dicotomía que exigua cuando el alba conturba una claraboya.

Aun con otros labios te conservaré.

De forma peyorativa el cenit me hará un ovillo,

Y ya no seré uno; la tara, el bifrontismo y yo seremos tres.

Y nos propenderemos a barullar con gran exacebo tu advenimiento.

Shrödinger no encontrara más que un alma muerta;

un bolero, un blues, una bachata una ranchera,

una jornada de alcahuete en el Cirque du Soleil,

un récord entre los juglares llorones,

siete vidas malgastadas.

4

Agendaré esta misiva anacoreta,

esta aliteración pétrea,

esta epidemia,

esta pandemia,

esta endemia,

este remake de vodevil sin hilaridad,

esta aféresis sin mensajear

estabomba de neutrones que descompone y recolege tus besos.

5

El ocaso alude el incoloro, inodoro e insípido desdén que con preámbulo me abate, me hurta, me hastía.

Aludiendo, evocando, el indeleble néctar de tu dopamina.

La vida no es más que deseos por cumplir,

el amor y el sexo los medios para copular,

sin embargo no asimiles la viuda negra ni la mantis religiosa.

6

Desde una buhardilla un púgil aletargado, inhóspito y taciturno emite onomatopeyas a su taxonomía:

(No me pidas más cursilería que este epitafio que aludí, esta estampa transmutada en estribillo:)

No tenía barniz,

No tiene,

No tendrá un pucho de barniz el percal que te di.

7

El intersticio da ribete de un verismo incauto,

La vacuidad corrobora un boato cursi que se difumina,

Una mímesis,

Una prosodia,

Un axioma que en criba solo habla de ti

Ve el vidente una idílica ninfa, un canapé y un bastardo faquir,

Un vigía a bocanada escucha una arpía decir:

No tenía,

No tiene,

No tendrá un pucho de barniz el percal que te di.

III-Prólogo del poema perfecto

Sumergidas en sílabas precisas

para versos libres o métricos,

con el lenguajes figurados que tú siempre has pedido.

Con la gramática, y ortografía a tu antojo,

de varias partes, estrofas, versos, palabras o letras, si así lo asiente usted.

Explica, describe, informa, narra, exclama y si le place no dice nada.

Con título y sin él,

con y sin poesía

romántico y canalla,

facundo y suicida.

He aquí el poema en cuestión, dite usted reglas a la imaginación sin pensar que está en blanco, aunque en blanco lo vea usted, no piense que está en silencio aunque silencio escuche usted:

IV-El poema perfecto

Nota: Si quiere los pasos para la canción, la película, el cuento o la novela perfecta, también se los doy.-

El autor es un talentoso poeta y escritor. Ha publicado el poemario “Recuerdo, ocaso, olvido” y la novela “Senos, penes y vaginas”. Actualmente trabaja en su “Utopía personal”, un testamento de rebeldía filosófica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *